Técnica de rejuvenecimiento facial sin cirugía, que permite eliminar arrugas y flacidez mediante el tensado con hilos absorbibles, cuyos efectos son notorios hasta por 1 o 2 años

Una verdad irrefutable es que con el paso del tiempo nuestra piel va perdiendo firmeza y elasticidad, trayendo consigo flacidez y la aparición de las temidas arrugas alrededor de los ojos, mejillas o en el cuello. Para solucionarlo, la cirugía estética ha dispuesto de métodos quirúrgicos y no quirúrgicos, como el Lifting Facial con hilos tensores, también conocido como lifting sin cirugía.

El uso de los hilos tensores para rejuvenecer el rostro es una técnica de carácter no invasivo, indolora durante su aplicación y que ofrece unos resultados prácticamente inmediatos; la cual es también conocida como hilos reabsorbibles o lifting biológico.

En sí, el lifting facial sin cirugía tiene como objetivo tensar la piel, gracias a la inserción de dichos hilos en la dermis con una aguja guía, como os detallamos más adelante. ¡Sigue leyendo!

Para saber más sobre este procedimiento, puede acceder en este artículo sobre rejuvenecimiento facial integral

Lifting con hilos ¿por qué hacerlo?

En general, comenzaremos por decir que el principal beneficio del lifting facial con hilos tensores es que, además de ser efectivo para rejuvenecer tu rostro, es un método que no precisa de hospitalización, ni necesita de un largo reposo; ya que sólo requiere de una aplicación de anestesia local.

Aun cuando se trata de un procedimiento que se viene practicando desde hace varios años, en los últimos años viene revolucionando la medicina estética debido a la composición de los hilos tensores, ya que están hechos de una sustancia llamada polidioxanona (PDO), conocida por ser totalmente compatible y que se reabsorbe en el cuerpo completamente.

Esta característica que la hace perfectamente compatible se debe a que este compuesto biológico es usado para operaciones del corazón y sus posteriores suturas, con lo cual se garantiza una total absorción del material y óptimos resultados.

Casi siempre, el Lifting facial con hilos tensores, es el método preferido por pacientes que no quieren pasar por un lifting quirúrgico, pero que, al mismo tiempo, desean mitigar y retrasar los efectos del envejecimiento en su rostro, logrando quitarse por lo menos 10 años.

 

Tipos de hilos tensores

Actualmente, en el campo de la medicina estética existen dos tipos de hilos tensores; entre ellos los de polidioxanona (PDO) o de ácido poliláctico, los cuales se diferencian en cuanto al material con el que están hechos y su duración. En el primer caso, los hilos PDO son absorbidos en unos tres meses y sus efectos duran entre nueve y 12 meses; mientras que los polilácticos son reintegrados por el organismo en unos seis meses, y sus efectos se mantienen entre un año y medio y dos años.

Por otro lado, los hilos tensores se pueden tipificar según su forma, si son hilos lisos o espiculados, estos últimos constan de una especie de espinas bidireccionales que actúan como un ancla en la piel. Su uso depende de las necesidades que tenga el paciente, si es solo dar luminosidad o quitar arrugas finas se utilizarán los lisos, si la piel está caída, o se quieren levantar, por ejemplo, las mejillas, se utilizarán los espiculados.

    Es una opción recomendada para los pacientes que no desean hacerse una intervención quirúrgica, pero que desean rejuvenecer su rostros ¡Averigua todo lo que debes saber en este artículo!

     

    ¿Cómo se colocan y qué hilo usar?

    Los hilos reabsorbibles, que pueden ser de ácido poliláctico, son altamente efectivos en el tratamiento del lifting facial, ya que consigue una tracción mecánica que, literalmente, tira de la piel hacia arriba. Es aplicado mediante la colocación de cada hilo en una aguja, el cual se tensado y se lleva un pequeño cono en el extremo, reabsorbible también, donde se queda anclado al tejido.

    En cuanto al número de hilos tensores, esto depende de la necesidad del paciente. Sin embargo, si por ejemplo, se quiere elevar la ceja se pondría uno por ojo; y para la flacidez del cuello se introducen tres o cuatro. En algunos casos, este tipo de hilos trata el descolgamiento moderado y el efecto tensor es mayor que en los hilos de polidioxanona.

    En todo caso, para ambos hilos la duración del tratamiento es similar, ya que sus efectos son duraderos hasta 12 meses. Como hemos indicado, la absorción del material introducido varía según el procedimiento elegido, ya que los de polidioxanona tardan hasta seis meses en desaparecer, pero no sus efectos; mientras que los hilos de poliláctico, en 11 meses ya el 75% del material del cono está reabsorbido.

    Ventajas del lifting facial con hilos tensores

    1. Efecto de carácter inmediato en el rejuvenecimiento facial
    2. No requiere hospitalización del paciente.
    3. Recuperación inmediata
    4. Las expresiones faciales no se ven alteradas después de la intervención.
    5. Los hilos tensores estimulan la producción de colágeno en la piel.
    6. Después de intervención, los hilos no son visibles.
    7. No dejan ni cicatrices ni marcas.
    8. Aplicación sencilla y rápida, con aplicación en una hora.
    9. Resultados más naturales que el tratamiento con Toxina Botulínica
    10. El paciente podrá repetir el tratamiento y reforzar los resultados.

    Desventajas del uso de hilos tensores

    1. Los resultados no son permanentes y suelen duran alrededor de 1 año aproximadamente.
    2. En caso de rotura de algún hilo, el paciente debe acudir al especialista para que nos examinara y comprobar los efectos de la ruptura.
    3. Aunque es poco frecuente, pudieran aparecer pequeños hematomas en la zona tratada, pero que desaparecen en poco tiempo.
    4. En los siguientes pacientes no pueden usar hilos tensores: embarazadas o mujeres en fase lactante, tener enfermedades autoinmunes, diabetes o afecciones vasculares. Además, que no debe tener ningún tipo de infección en la zona que se quiere tratar.

    Uso de hilos tensores en otras zonas

    Además del rostro, otras partes del cuerpo pueden ser tratadas con hilos tensores, ya que se ha comprobado su eficacia en el tratamiento del lifting facial sin cirugía. En este sentido, es una técnica que también se puede aplicar en otras áreas, tales como los senos, vientre, brazos, cuello, en glúteos y en la parte interna de los muslos.

    Como hemos dicho, la aplicación de los hilos tensores es ideal para pacientes que presentan los primeros signos de envejecimiento o flacidez corporal. Estaríamos hablando de pacientes con edades comprendidas entre los 35 a 45 años. En tanto, para pacientes de más edad, se les recomienda hacer uso de un lifting quirúrgico y potenciar así los resultados.

    Por último, debemos destacar que el efecto tensor de los hilos no tiene nada que ver, ni en cuanto a efectos, ni en cuanto a duración. Por el contrario, se trata de un tratamiento moderado con óptimos resultados para rejuvenecer y reafirmar algunas zonas del cuerpo, principalmente en pacientes candidatos a un lifting, es decir, que tengan notorios descolgamientos de piel en rostro y cuerpo.

       

      Contáctanos y el DOCTOR Beltrán te contará cual es tratamiento adecuado para ti. 

      ¡Programa una consulta inicial en la clínica más cercana a tu domicilio! Déjanos tu reseña en nuestra clínica más cercana a tu domicilio.

      Playa San Juan MurciaEl Albir

      Abrir chat